POR FIN LLEGÓ EL VERANO

DB210828 0BD6 485B 92AA 91ACE62FA02B

¡Empieza el verano! 🏖

Después de 9 meses de colegio, de mucha tarea y un sin fin de exámenes llegó el momento de descansar. 

Tres meses de descanso y disfrute.  😃

Playa, caminatas, descanso, mucho tiempo en familia, acostarnos tarde, cine, salir con los amigos, etc

Decenas de planes que tenemos por delante pero...ACUÉRDATE DE JESUS.

Jesús no es enemigo del disfrute y del pasarlo bien, todo lo contrario, Él quiere que disfrutes, que lo pases en grande, que como adolescente te diviertas, rías, saltes, brinques, pero sobre todo que en medio de toda esta diversión te acuerdes de Él. 

Ahora tenemos mucho más tiempo libre ya que no tenemos clases, podríamos aprovecharlo para leer un poco más la Biblia y orar un poquito más. 

Me encantaría escuchar decenas o cientos de historias tuyas de lo bien que te lo estás pasando en verano, pero por favor, recibe este consejo: acuérdate de Jesús.

Si dejas que Jesús esté involucrado en todos tus planes que tengas para este verano te garantizo que este será EL MEJOR VERANO DE TU VIDA!

2 Timoteo 2:8 Acuérdate de Jesucristo

Alberto & Dámaris 

LA ENVIDIA

F70AE6D1 D483 4F3D BCB8 3F950C8D6A26

Los dos primeros hermanos de la historia son Abel y Caín. Ellos era hijos de Adan y Eva. 

Pero a pesar de ser hijos de los mismos padres, vivir siempre juntos y recibir la misma educación, eran muy diferentes el uno del otro.

Abel fue pastor de ovejas y Caín se dedicó a la agricultura.

La Biblia dice que hubo entre ellos una pelea que acabó muy mal porque Caín tuvo envidia de Abel. 

El motivo de la pelea fue que a Dios le agradó algo que Abel hizo.

¿Tú te alegras cuando Dios bendice a tu hermano o tienes envidia?

Nosotros debemos alegrarnos por nuestros hermanos que logran cosas, que Dios les bendice y nunca tenerles envidia. 

La envidia quiere colocarse en tu corazón (Marcos 7:21-22) para que te enfades contra tus hermanos como lo hizo Caín.

Te confieso algo, yo por un tiempo sufrí de envidia, miraba a mi al rededor y veía como amigos míos eran bendecidos y en vez de alégrame tenía envidia. Dios tuvo que trabajar eso en mi vida.

Tú como adolescente tienes que cuidarte mucho de que la envidia no entre a tu corazón. Pídele a Dios que nunca entre la envidia en ti, y si crees que tienes envidia pídele al Señor que te sane.

  • Ama a tus hermanos, amigos, conocidos. 
  • Alégrate con el que es bendecido. 
  • Ríete con el que ríe.
  • Disfruta de los logros de los demás.
  • Ayuda a todo tu entorno a que logre sus sueños.

Seamos adolescentes diferentes. 

Alberto & Dámaris 

QUIERO O SER COMO JUSTIN BIEBER

05EFC339 A230 4896 B4B4 E23CC50B5E75

Hugo Free, Justin Bieber, Ariana Grande, Cristiano Ronaldo, Messi, Bad Bunny, Selena Gómez, Rihanna, Karol G, etc

Cuando yo era un niño me encantaba Michael Jackson. Llenaba mi cuarto de carteles suyos, tenia todos sus discos, tenia ropa suya, etc

Mi gran ilusión era poder conocerle en persona pero nunca pude hacerlo. 

Todos tenemos personas a las que admiramos, ya sean cantantes, futbolistas, actores, etc, y nos queremos parecer a ellos en cierta manera.

¿A quien te quieres parecer tu?

Te vistas como te vistas o hables como hables tu te pareces a alguien: a Jesús.

La Biblia enseña que Dios nos creó a su imagen. Somos parecidos a Dios y es ahí donde radica nuestro encanto. 

Muchos adolescentes desearían ser como tú porque ven en ti la imagen de Jesús. 

Está bien que te gusten ciertas personas o artistas, pero a quien verdaderamente te deberías de parecer e imitar es a Jesús. 

Jesús era un adolescente educado, no decía palabrotas ni groserías, era respetuoso y le gustaba estudiar.

¿Te animas a ser como Jesús?

Alberto & Dámaris 

Te propongo una cita

I

 

Tenemos poco tiempo para tanto que hacer.

El colegio, las redes sociales, los amigos, los juegos, el descanso, las actividades extra escolares, la tele, etc

Los adolescentes de hoy estamos SUPER OCUPADOS, por eso debemos organizar nuestro tiempo con Dios. 

La Biblia nos enseña que todo tiene su tiempo. 

Hay un tiempo para estudiar, y un tiempo para divertirse.  Un tiempo de dormir y otro para poder jugar. Pero también debe haber un tiempo para Dios

Debemos separar un tiempo para orar y para leer la Biblia todos los días. 

Hemos de buscar ese tiempo, no esperar que surja.

Buscarlo bien por la mañana antes de salir al colegio o antes de dormir. Lo que no podemos hacer es no buscar el tiempo para estar con nuestro amigo Jesús. 

Te propongo algo: CREA TU CITA CON DIOS

Mira como tienes tú día, organízalo y en medio de tus estudios, juegos y familia introduce una cita con Dios diaria. No faltes a esa cita. Ora durante algunos minutos y lee un capítulo de la Biblia al día.

¿Sabes algo que he aprendido? Cuando estoy muy ocupado y busco de Jesús, el tiempo parece que se alarga. 

¿Aceptas conmigo el reto de crear una cita diaria con Dios?

Ánimo querido adolescente!

Alberto & Dámaris 

Esfuérzate en ser obediente

ESFUÉRZATE EN SER OBEDIENTE 

¿Sabías que Dios nos pide a los adolescentes que seamos obedientes?

La obediencia es una de las claves para ser mejores y lograr éxito el día de mañana. 

NADIE que no sea obediente puede ser bendecido por Dios.

Pero ¿A quien obedecer?

1- En primer lugar a nuestros padres. Ellos son la herramienta que Dios utiliza para trabajar nuestra obediencia. Si les obedecemos y honramos nos irá bien en nuestra vida. 

Jesús en su adolescencia fue muy obediente a sus padres (Lucas 2:51). 

No hay razón alguna para desobedecerles.

2- También hemos de obedecer a nuestros profesores. Seguramente que tú tengas amigos que se ríen, burlan, incluso insultan a sus profesores, pero un cristiano NUNCA puede hacer esto. Debemos respetarles y obedecerles, y enseñar a nuestros compañeros a obedecer a los profesores.  

Jesús aprendió a ser obediente (Hebreos 5:8) para enseñarlos que nosotros tenemos que aprender también a serlo.

Camina siempre en obediencia y te irá bien. 

Mucho ánimo querido adolescente!  

Alberto & Dámaris 

Domicilio

  • Calle Henequén, 1
  • Puerto del Rosario
  • Las Palmas, España
  • Teléfono: 928 53 19 32
  • Móvil: 660 202 173
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.