Devocionales

Devocional 04 diciembre

Oración: Padre celestial, gracias porque en ti he encontrado la razón de mi existir. Eres lo único que trae color y paz a mi vida. Me llenas con tu sola presencia. Me cautivas, me completas. No hay nada fuera de ti que me dé felicidad. 

 

Recomendación musical: https://youtu.be/0aiIvcBe298 

Cuando comenzamos nuestra vida en Cristo, muchas veces nos topamos con la falsa idea de que lo único que encontramos es que nos prohíben todo. Todo está prohibido, no se puede hacer, no me dejan hacerlo. 

¡Y eso es totalmente falso! 

Desde la creación del mundo, con Adán y Eva, Dios se ha comportado como todo un cabellero, y nos deja a nuestra propia elección el hecho de abrirle nuestro corazón o no. 

¡Cosa que considero que es lo mejor que podemos hacer! 

Él nos da lo que se llama libre albedrío.

Pero la vida cristiana no es una imposición de reglas y prohibiciones. Se trata de elecciones sabias. 

En su palabra nos dice que Jesús nos ha hecho libres.

Juan 8:32 dice: “y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” 

Jesus es la verdad, cuando le conocemos y nos entregamos a él completamente, el nos da Libertad. 

Pero ¿Libertad de que?

Libertad sobre el pecado, de la muerte, de la condenación, de toda atadura que nos martirizaba y gobernaba. Nos hace libres. Completamente libres. 

Esta Libertad se refiere a andar sin estar atados del pecado que creíamos que nos hacía felices, a no vivir siguiendo la corriente de este mundo, sino viviendo bajo la voluntad de Dios. Pero muchas veces, esa Libertad que Dios nos regala, nosotros mismos la convertimos en libertinaje, pensando que no tendremos consecuencias al tomar malas decisiones. Y es ahí donde tenemos que parar, darle stop a nuestra vida, y pensar si lo que estamos haciendo, o la decisión que tenemos que tomar agrada a Dios o más bien le deshonra.  

En 1 de Corintios 10:23 dice: “Todo me es lícito,  pero no todo conviene;  todo me es lícito,  pero no todo edifica”

Si decimos que todo nos es lícito, y terminamos el versículo ahí, estamos diciendo que todo nos está permitido, y que no hay nada que pueda perjudicarnos. Viviríamos tomando malas decisiones continuamente, relacionandonos con el pecado constantemente. 

Pero es necesario continuar con la frase, no todo nos conviene. Es decir, que hay cosas que aunque puedan parecer buenas, placenteras, que no tienen nada de malo, no son provechosas para nuestra vida. No nos convienen. 

No existe una regla que nos diga como tenemos que hacer las cosas, si hacer determinada cosa es bueno o es malo; pero debemos ser conscientes de que antes de tomar cualquier decisión, ir a cualquier evento, comenzar una relación de noviazgo, tener cierto tipo de amistades, practicar cierto tipo de cosas, debemos analizarlo ante la palabra de Dios. Esa es nuestra mayor guía. 

Disponemos del Espíritu Santo, que es Quien nos redarguye, tenemos líderes y pastores que saben aconsejarnos. En nosotros está el buscar sabiduría ante una decisión o dejarnos llevar por nuestros impulsos, que muchas veces no son los correctos. 

Así que te animo a que examines todo y solo retengas lo bueno. 

Medita: tómate unos minutos para meditar. ¿Hay alguna decisión que debas poner bajo La Luz de Jesús? ¿Algo que hayas hecho o decidido no te está resultando conveniente?

Ponte a cuentas con Dios, y si es necesario pide perdón por aquellas cosas en las que te hayas equivocado, y pídele su guía para vivir conforme a su voluntad. 

Intercesión: intercede por aquellas personas que aún no conocen de Dios en tu entorno. Amigos, familiares... que Dios traiga salvación a sus vidas. Y por todas aquellas personas que puedan estar pasando por dificultad, para que Dios derrame su misericordia. 

 

Leticia Ramos, líder MCM 

Domicilio

  • Calle Henequén, 1
  • Puerto del Rosario
  • Las Palmas, España
  • Teléfono: 928 53 19 32
  • Móvil: 660 202 173
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.