Adolescentes

LA ENVIDIA

F70AE6D1 D483 4F3D BCB8 3F950C8D6A26

Los dos primeros hermanos de la historia son Abel y Caín. Ellos era hijos de Adan y Eva. 

Pero a pesar de ser hijos de los mismos padres, vivir siempre juntos y recibir la misma educación, eran muy diferentes el uno del otro.

Abel fue pastor de ovejas y Caín se dedicó a la agricultura.

La Biblia dice que hubo entre ellos una pelea que acabó muy mal porque Caín tuvo envidia de Abel. 

El motivo de la pelea fue que a Dios le agradó algo que Abel hizo.

¿Tú te alegras cuando Dios bendice a tu hermano o tienes envidia?

Nosotros debemos alegrarnos por nuestros hermanos que logran cosas, que Dios les bendice y nunca tenerles envidia. 

La envidia quiere colocarse en tu corazón (Marcos 7:21-22) para que te enfades contra tus hermanos como lo hizo Caín.

Te confieso algo, yo por un tiempo sufrí de envidia, miraba a mi al rededor y veía como amigos míos eran bendecidos y en vez de alégrame tenía envidia. Dios tuvo que trabajar eso en mi vida.

Tú como adolescente tienes que cuidarte mucho de que la envidia no entre a tu corazón. Pídele a Dios que nunca entre la envidia en ti, y si crees que tienes envidia pídele al Señor que te sane.

  • Ama a tus hermanos, amigos, conocidos. 
  • Alégrate con el que es bendecido. 
  • Ríete con el que ríe.
  • Disfruta de los logros de los demás.
  • Ayuda a todo tu entorno a que logre sus sueños.

Seamos adolescentes diferentes. 

Alberto & Dámaris 

Domicilio

  • Calle Henequén, 1
  • Puerto del Rosario
  • Las Palmas, España
  • Teléfono: 928 53 19 32
  • Móvil: 660 202 173
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.